fbpx

MONEY MONEY

Cobrar por los servicios optométricos es fundamental. Esto que es tan básico, pero que los optometristas no cumplimos y que nos cuesta muchísimo. 

No tenemos inconveniente en vender productos de bajo, medio e incluso de alto coste, pero con nuestro saber y nuestro tiempo no se nos da tan bién tener esa seguridad. 

Todas las profesiones cobran. Todas. No por su producto sino por su tiempo y su producto, y muchas veces por el desplazamiento. 

Llevamos toda la semana fregando a mano porque se nos ha roto el lavavajillas. Ayer vino el técnico a ver qué le pasaba. No lo pudo arreglar porque tenía que pedir una pieza. Le dijimos que ok, que la pidiera y tendrá que venir otro día. Este señor va a cobrar por la pieza, pero va a cobrar por dos desplazamientos y la mano de obra. Y me parece bien. 

Cobrar por lo que sabemos y no solo por el tiempo que invertimos y también por el producto si es que lo hubiera, me parece perfecto. No me gusta gastarme dinero en la reparación del lavavajillas  y preferiría gastármelo en otra cosa, pero me parece genial que este señor cobre sus honorarios. 

¿Cuánto cuestan las cosas?

He hecho una búsqueda por internet y he encontrado esto:

 
  • Una hora de taller 50 euros (sin iva)€

  • Depilación piernas completas 19.90€

  • Una hora de psicologo 60€

  • Hacer un empaste 40-50€

  • Tratamiento Ortodoncia 4800 €

  • Una hora de Fontanero 30 €

  • Graduación 0-25 €

  • Adaptación lentes de contacto 0-70 €

  • Ajuste de gafas 0 €

  • Pruebas binoculares entre 0 y 100 €

  • Sesión de terapia visual entre 25 y 70

  • Topografías y otras pruebas 0 €

 

No cobramos por el tiempo que estamos con nuestro paciente sino por lo que sabemos hacer. Por la capacidad que tenemos de llevar su problema del punto A al punto B, es decir de tener un problema a no tenerlo. Y por lo tanto mejorar su bienestar. 

Yo suelo cobrar por todos los servicios que doy, eso sí, a veces me cuesta. Sobre todo con las personas conocidas, es con quién me cuesta más cobrar por mis servicios. En el fondo tengo la sensación de que debería hacerles el favor, y me siento mal por no hacerlo… aun me queda trabajo por hacer para sentirme 100% cómoda cobrando por lo que hago. 

Os dejo un cuentecillo que suelo leer cuando me entra el miedo, la inseguridad, la vergüenza de cobrar por mis servicios. 

«Había una vez un ingeniero que fue llamado a arreglar una computadora de la que dependía gran parte del proceso productivo de una importante fábrica.

Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato. Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo. Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente.

El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.

-”¿Cuánto le debo? “-preguntó.

– “Son mil euros, si me hace el favor.”

– “¿Mil euros? ¿Mil euros por unos momentos de trabajo? ¿Mil euros por apretar un simple tornillito?

– ¡Ya sé que mi computadora es una parte fundamental de mi proceso productivo, pero mil euros es una cantidad disparatada!

– La pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique.”

El ingeniero asintió con la cabeza y se fue.

A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto.

La factura decía:

Detalle de servicios prestados

1. Apretar un tornillo……….. …. …. …. …. … 1 euro

2. Saber qué tornillo apretar………….. ….. 999 euros

 

Cuéntame! 

¿Cómo lo vives?, ¿ Cobras o no cobras? ¿Qué haces para superar estas barreras? ¿Qué piensas de este tema?

Te leo.

 

Comparte

13 comentarios

  1. Tus palabras, como siempre, me hacen recapacitar y me siento muy identificada con ellas.
    Toda la razón, pero pienso que mientras el Colegio de Ópticos no se imponga y consiga que todos lo llevemos a cabo, siempre habrá discusión con este tema y otro que lo haga gratis se llevará el pastel😔

    1. Gracias por compartir, yo antes pensaba así, pero sabes que ninguna institución, sea privada o publica puede obligar a nadie a poner un precio por sus servicios? yo no lo sabía, por ley es así. Así que el colegio lo unico que puede hacer es recomendar. Los que tenemos que pasar a la acción somos nosotros. Nadie va a dejar de ser tu cliente, ese que tu quieres de verdad, por cobrar por lo que haces. Si cobramos conseguiremos clientes mejores. Tenemos tan grabado a fuego lo de no cobrar (yo la primera), que cuesta mucho mucho dar el paso.

  2. Qué importante y necesario este debate! En mi caso, nunca he sentido dificultad para cobrar. De hecho, creo que eso me estimula a poner más atención y ofrecer más valor, y me siento bien con ello. Pero sí he tenido problemas para convencer al resto de mis compañeras optometristas… Ningún cliente/paciente me ha cuestionado nunca por cobrarles, y creo que tiene más que ver con la seguridad y la confianza en una misma y en lo que se hace. Hay que trabajar en eso! Gracias Gloria, me quedo con la historieta del “tornillo mágico” que me ha encantado 😉

    1. A ti por compartir. Es algo que creo que, cuando lo cambiemos, cambiará totalmente la percepción que tenemos de nosotros mismos como optometristas y la percepción que tiene la sociedad de nosotros. Paso a paso!

  3. Totalmente de acuerdo… es un tema complicado y la visión es diferente cuando estás en un centro a cuando estás en una óptica. La faceta comercial puede mucho, la competencia es grande y se tiene miedo a perder al cliente y que se marche a la óptica de enfrente en donde no cobran la adaptación de las lentillas. Al final son muchos gastos a cubrir y es totalmente comprensible… pero lo que es gratis no se valora…y hay que diferenciarse trabajando mejor, que los de enfrente. y no regalando lo que hacemos…Sería necesario que después de tantos años dando servicios gratis, se acostumbre al público que lo normal es cobrar por ellos y todos lo hiciéramos…pero eso no sé si llegaremos a verlo en nuestra profesión tan poco unida… y ojalá me equivoque!
    Yo ya llevo años haciéndolo y aunque es verdad que al principio, cuesta, los primeros que tenemos que normalizarlo somos nosotros…los optometristas y eso, como dice Gloria, hay que trabajarlo!

  4. Totalmente de acuerdo.

    No todos lo ven así. Muchos dependemos de un jefe y tenemos barreras más grandes que superar.
    Por ejemplo con la formación. Yo la hago por motivación y crecimiento personal y en vistas a un cambio. Compro yo material para poder aplicar algo de lo aprendido. No entiende que «gaste» días de vacaciones en formación presencial, y para mi es la clave.
    Algún día, espero que no tarde mucho, cuando marche por la puerta, le caerá la venda de los ojos.

    1. Si, el problema en nuestro sector es algo muy profundo. No es nada fácil hacer cambios y más un cambio de esta magnitud. Pero hay que empezar… paso a paso… aunque pensemos que no sirve para nada, servirá si todos los que pensamos igual vamos creando consciencia de la situacion y haciendo pequeños cambios. Que tu inviertas en formación, te compres tu material solo es indicativo de que no te conformas y que quieres crecer. Para mi es muy valiente hacer eso. Con esos gestos ya estás poniendo de manifiesto que quieres una profesión diferente. Un abrazo y gracias por compartir.

      1. Gracias Gloria.
        Después de leerte me das ánimos para seguir mi camino.
        Es muy duro chocar todos los días con el mismo muro y ahorrar de un sueldo base, con 2 hijos para destinarlo a formación y material.

        Gracias.

  5. De acuerdo totalmente!
    Además a un gran porcentaje de los pacientes, si les cobras dan más valor al trabajo realizado. Lo regalado, a veces, se valora cero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.