fbpx

TERAPIA VISUAL COMO PRIORIDAD

En 2005 Steve Jobs dió un discurso en la universidad de Standford.

En ese discurso habló sobre conectar los puntos. 

 

Steve Jobs narra una vida llena de fracasos y de éxitos y sabiamente dice que los puntos solo se conectan cuando uno mira atrás y ve que lo que pasó finalmente tuvo un sentido y los puntos se conectan y se ve el camino que inconscientemente íbamos caminando y creando.

 

Hoy miro atrás y veo como los puntos se conectan. 

 

Y ahora veo muy claro como el poner la terapia visual en el centro de mi carrera profesional fue la mejor decisión que pude tomar.

 

En el inicio yo no quería ser optometrista. Hice todo lo que pude por alargar la carrera, fui poco a clase, me lo pasé en grande en esos años pero nada más. Recuerdo que el último año me dejé dos asignaturas para estar un año más y mientras, estudié inglés e hice una formación de maquillaje y caracterización profesional… estuve a puntito de dedicarme a ello.

 

Finalmente estudié terapia visual y eso me enganchó y lo empecé a poner en el centro de todo…

 

Si estaba en un centro oftalmológico, hacía terapia visual y ayudaba a los pacientes que tras la cirugía no veían bien de cerca, y en la óptica hacia lo mismo. Vender cristales, graduaciones básicas todo estaba teñido por mi filtro de que mi centro era la terapia visual.

 

En la época de la óptica hicimos muchas sesiones de terapia visual. Y para mi esta combinación es muy buena: que en la óptica se haga terapia visual.

De esa manera aunque entrase una persona solo a graduarse, como mi centro era la terapia visual, se valoraba de una manera más completa y desde la evaluación hasta la venta de lentes y monturas. La venta se hacía en el gabinete en función de las necesidades binoculares que tuviera.

Además como cada vez me formaba más en terapia visual sentía que tenía recursos para poder ayudar a todo tipo de pacientes y sobre todo a niños. 

 

Mirando atrás me doy cuenta, que el poner en el centro de mi carrera la terapia visual me ha ido dirigiendo a que mi diagnóstico sea mejor, a que mi comunicación sea mejor, a que no tenga miedo de trabajar con bebés, con niños de educación especial, con personas de la tercera edad. 

No me había dado cuenta hasta ahora que todo ha sucedido por tomar esa decisión de poner la terapia visual como prioridad.

 

La terapia visual te hace aprender tanto del sistema visual y de como funcionamos y aprendemos las personas, que eso te hace crecer mucho como optometrista y como persona.

 

Por eso también me dedico a enseñarla. Porque quiero que mucha gente haga y viva la terapia visual. 

Cuantas más optometristas haya haciendo terapia visual más se conocerá y más reconocimiento social tendrá y más normalizado estará. Para que así las familias que lo necesiten nos encuentren rápido. 

 

Miro hacia atrás y los puntos se conectan fácilmente. Al principio solo estudié terapia visual porque el mundo de la óptica no me llamaba, pero ahora creo que fue la mejor decisión que pude tomar porque ha hecho que pueda vivir el mundo de la optometría desde un prisma diferente.

 

Un prisma que me permite disfrutar cada día de mi trabajo, ayudar a muchas familias y poder gestionar mi tiempo. 

 

¿Cómo quieres vivirla tú?

 

¿Quieres continuar con tu formación?

En la masterclass LOS IMPRESCINDIBLES PARA TU MEJORA PROFESIONAL COMO OPTOMETRISTA te contaré cómo yo misma al igual que cientos de compañeros he conseguido:

  • Mejorar mis posibilidades laborales,
  • Aumentar mi facturación y
  • Sentirme mucho más valorada y reconocida profesionalmente.

 

TOMA YA LA OPORTUNIDAD DE DAR UN SALTO EXPONENCIAL EN TU CARRERA PROFESIONAL

DESCARGA AHORA la masterclass de manera gratuita

Comparte

2 comentarios

  1. Yo hace un tiempo me propuse dedicarme a la terapia visual después de trabajar muchos años en varias empresas del sector óptico. Me enfoqué en ello y conseguí mi objetivo de manera plenamente consciente y, desde entonces, voy a trabajar casi todos los días feliz porque me encanta lo que hago.
    Trabajo en el País Vasco, en una óptica independiente en la que ofrecemos variedad de servicios incluyendo la terapia visual. El otro día vino una chica joven para medirse la tensión del ojo y lo que estaba programado para 5 ó 10 minutos se nos fue a una hora porque en ese momento pude disponer de tiempo para atenderla. Ella venía con un bebé de meses y su acento era andaluz, su queja principal era que un ojo le vibraba y tenía visión borrosa muchas veces. Al observarla mientras hablaba me di cuenta de que inclinaba su cabeza hacia un hombro y yo pensé «tiene un estrés que no puede con él, con el bebé pequeñín y su familia en otra ciudad». Mientras le hacía el examen binocular le iba haciendo preguntas y confirmando mis sospechas. En un ojo tenía amplitud de acomodación disminuida y una pequeña tropia. Finalmente, le medí la tensión ocular y estaba bien, como yo esperaba. Además, le recomendé un grupo local de apoyo a la lactancia.
    Se marchó agradecida de haber sido escuchada y de saber qué le pasaba en el ojo. Tiene cita con el oftalmólogo para descartar causas orgánicas y volverá después para ver qué solución podemos aportarle.
    Como dijo Claude Bernard, «Quien no sabe lo que busca no entiende lo que encuentra». Ésta es la amplitud de miras que nos da la terapia visual y la experiencia vital y profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *