fbpx

PECES GORDOS

Soy acuática. Me encanta el agua, bañarme en cualquier playa, pantano, poza, rio, charco. No hay mayor placer para mÍ que pasar horas y horas en la playa. En su defecto me vale también una buena piscina. 

Por eso cuando mi amiga Lorena me dijo esta frase me caló bastante. 

La frase fue: “queremos peces gordos que pesen poco”. 

Es un tema sobre el que los últimos años he pensado mucho, yo lo llamaba choco-lomo. Querer chocolate y lomo a la vez, es decir quererlo todo. Pero me gusta más la metáfora de los peces, me parece más clara. 

A veces queremos cosas, pero no queremos “pagar el peaje” para conseguirlas. No estamos dispuestos a invertir lo que hace falta para conseguirlo. Pongo algunos ejemplos.

Si somos pacientes, queremos  una buena evaluación, y que no sea caro el precio, o que cuando necesitemos tratamiento, la terapia visual sea barata y muy muy rápida.  

Queremos ser jefas sin que haya ningún quebradero de cabeza, sin incertidumbre y sin altibajos, yéndonos a casa cada día sabiendo que a final de mes tendremos nuestro sueldo asegurado, si nos ponemos enfermos tendremos la baja que merecemos. Eso si no, queremos perder la libertad de poder decidir. 

Queremos ser empleados y tener un horario a ser posible de mañana, hacer terapia visual y cobrar mucho, tener opción de poder tener libre cuando queramos. Eso si no queremos perder la estabilidad de nuestro sueldo a final de mes. 

Queremos peces gordos que pesen poco. Y no, los peces gordos pesan mucho, porque si no serían de cartón- piedra, vacíos por dentro. A veces no asumimos las cosas como son, solo las miramos como nos gustaría que fueran. 

Da igual en el lado en el que estemos. Siempre queremos nuestras ventajas y las de los otros. Nos cuesta asumir que si queremos lo otro, es fácil, solo hay que hacer cambios. Y el cambio pasa por conseguir lo bueno y también por pagar los peajes. 

Cambiemos la palabra sacrificar por decidir. Y decidamos sabiendo que todo tiene sus cosas bonitas y sus cosas mierder. Y abracemos la forma de vivir, la forma de trabajar,  en su plenitud. Abracemos la luz y la oscuridad. 

Yo estoy en el bando de las jefas. Me he quejado mucho de lo complejo que es, de lo duro que es, de la incertidumbre constante. Nunca sabes cuando te va a ir bien y cuando mal. 

Entonces… ¿porque lo he elegido? Porque para mí hay algo que está por encima de lo demás: la libertad de elegir a que dedico mi tiempo. Por eso ya no podría trabajar para alguien con un horario fijo, aunque eso fuera más seguro. Si no tuviera un negocio, hoy por hoy, trabajaría de freelance, en la clínica de alguien o de varios alguienes. 

Y si algo me ha enseñado la pandemia es que la incertidumbre es la nueva normalidad. Que ya no vamos en un barco grande y estable, que vamos en una tabla de surf. Y que no nos queda otra que surfear. Cuanto más nos quejemos de queremos nuestro barco, bonito, estable y seguro… más tarde nos adaptaremos y los que ya van en la tabla de surf ya están disfrutando del camino. 

Este post es el primero de año. 

Mi recomendación es: búscate una buena tabla de surf. 

Para mi la tabla de surf significa: 

-Buena formación que me dé herramientas para saber gestionar todas las cosas que vengan por el camino, en mi caso tanto formación optométrica para atender mejor a mis pacientes como de empresa para ser mejor jefa. 

-Buena compañía, que vibre como yo o más alto para que se me pegue algo. 😉

-La psicóloga de cabecera tan necesaria en estos tiempos. 

-Mi familia, eso también incluye a la que yo he elegido. 

Y ¿cual es tu tabla de surf? Cuéntamelo en los comentarios que te leo y te contesto. 🙂

Venga vamos a por el 2022. ¿Nos acompañamos?

PD: la semana que viene te mando un mail con info importante, vamos a cambiar algunos precios y quiero avisarte con tiempo antes. Atensión al mail!

Si te ha gustado y quieres saber más, te invito a apuntarte a mi newsletter.​

Comparte

8 comentarios

  1. Mi tabla de surf…..la incertidumbre, las ganasde vivir cosa nuevas, proyectos…también estoy en el bando de las jefas…jejeje
    POr supuesto q si detrás no tienes una gran familia y amigos todo puede resultar muy complicado!!

    Adelante Gloria!

  2. Mira tú de peces va la cosa… una frase que siempre me dice mi tía es… «quien quiera peces que se moje el culo» Pues eso, viene a decir que le echemos valor a la vida, que no todo es un camino de rosas pero que merece la pena luchar por lo que crees y por lo que te apasiona. A mí la vida no me lo ha puesto fácil, he perdido a muchas personas en mis 32 recién cumplidos años, pero aquí estamos, rodeada de gente que vibra y que me da todo el amor del mundo y que se enorgullece de todo lo que consigo y de cómo lo hago. Todxs ellxs son mi tabla de surf junto a personas y equipos como el tuyo que gracias a vosotrxs aprendo una dinámica de trabajo muy honesta, muy parecido a lo que me gustaría conseguir en un futuro y que gracias a vosotrxs puedo aprender sin moverme de mi pueblito bonito y de estar al lado de mi familia.

    Ahí lo dejo! a mí la psicóloga de cabecera también me ha ayudado a soltarlo todo sin tapujos y sin miedo así que a seguir surfeando que aunque vengan tubos difíciles existen herramientas para pasar aunque nos empapemos por el camino 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.